viernes, 8 de noviembre de 2019

Gospelbeach - Let It Burn. Disco nuevo y gira en febrero de 2020

Tras la gira que les trajo el pasado año por nuestros escenarios presentando su segundo disco de estudio “Another Summer Of Love” (Alive Naturalsounds Records 2017), a los angelinos Gospelbeach se les puso entre ceja y ceja el no parar de componer para producir un tercer disco y volver cuanto antes a la carretera. A finales de 2018 veía la luz “Another Winter Alive” también editado por Alive Naturalsounds, artefacto de diez temas con seis nuevos pildorazos, que mezclaba estudio y versiones en directo. Y en octubre de éste mismo año salía al mercado su tercer trabajo netamente de estudio y cuarto en su carrera “Let It Burn” (Alive Naturalsounds Records 2019). 

Álbum muy esperado, ya que marcaba el regreso a la banda de Brent Rademaker ni más ni menos que de uno de los colaboradores habituales de éste, el magnífico guitarrista y  miembro original Neal Casal. Por desgracia, antes de su lanzamiento, todo se vio trastocado debido a la trágica muerte de Casal, hecho que supone una enorme pérdida, dejando una sombra gigante sobre la música y convirtiendo éste trabajo de Gospelbeach en su obra póstuma.

Entrando en materia, nos encontramos, como en sus anteriores trabajos, ante un disco sublime. Desde la canción que abre el disco, sabes que te espera un verdadero placer. “Bad Habits” se desarrolla lentamente, vislumbrando melancolía, llevándonos del sonido trovadoresco de Laurel Canyon a un final explosivo de puro Americana estilo Costa Oeste. Con un solo de guitarra en el que te balancearás, queda patente desde el primer acorde el buen gusto por las melodías y lo buenos compositores que son.

Sin darte cuenta estás inmerso en un bálsamo musical que te acuna y del que no deseas salir. La luz musical que desprende este disco te abduce con un sonido que pocos grupos han sabido recrear después de aquellos maravillosos grupos californianos de finales de los sesenta, principio de los setenta o los más tardíos inmersos en el Paisley Underground como lo hacen aquí Gospelbeach. “Dark Angel” tributa al desaparecido Petty y “Fighter” nos emociona dramáticamente con zarpazos de puro rock’n’roll. El columpio doo wop de “Unswung” nos mece divertidamente entre las teclas de un piano juguetón sacándonos por un instante de la hipnosis para volver irremediablemente a través de “Good Kid” a ese estado de relajación y disfrute a través de melodías altamente adictivas.

Con “Baby (It’s All Your Fault)” o la más movidita “Nothing Ever Changes” encontrarás ese anhelo que te golpea el corazón, la sensación de las olas salpicándote la cara, el disfrute de gritar y sentirte vivo. Para acabar con el título que da nombre al disco “Let It Burn” con el que vuelven a coros melodiosos que no querrás dejar de escuchar, inyectándose en tu cerebro, provocando el volver a pinchar la aguja de tu giradiscos desde el principio una y mil veces más.

Tal vez sea mi reacción contra la electrónica homogeneizada del pop y otras músicas similares, pero que gusto dar con discos como éste, repleto de composiciones clásicas, con la seguridad de que Rademaker posee un oído bien educado y deseando que tal vez, ahora es el momento para que una nueva generación reaccione, lo acepte y lo desarrolle.

Estarán de gira en febrero de 2020 y éstas son las fechas y ciudades por donde pasarán:

11/02 – Kafe Antzokia, Bilbao

12/02 – Rock & Blues Café, Zaragoza

13/02 – Rocksound, Barcelona

14/02 – Loco Club, Valencia

15/02 - Sala Caracol, Madrid + Germán Salto




No hay comentarios:

Publicar un comentario